martes, 19 de mayo de 2009

Mater cósmica

2 comentarios:

67daniel dijo...

Cuentan que una noche de abril se hizo un hueco entre las nubes y que el Sumo Arquitecto metió por aquel su cabecita para gritar lo que sólo las mentes terrícolas más creativas ya sabían: ¡Yo mío, cuánta sensibilidad!

Extraordinaria pieza, querida Paloma. No la conocía. Ya sí. ;-)

Paz, querida amiga.

Yeims Yo-is.

Paloma Blázquez dijo...

Querido Yo-is muchas gracias por tu visita, por quedarte y por tu comentario que no merezco.
Un abrazo.
Paloma.